Entry: [link] Caramuel y la imprenta. José Antonio Millán Sunday, April 10, 2005



La primera obra española sobre la imprenta anticipa temas de indización, propiedad intelectual, dominio público, normalización bibliográfica, piratería e incluso ordenanzas laborales...

José Antonio Millán

 
 
  
 
Juan Caramuel,
Syntagma de arte typographica,
Tratado del Arte Tipográfico y de los deberes de cuantos publican libros o participan en su edición.
Edición bilingüe, traducción de Pablo Andrés Escapa, 244 págs.
Salamanca, Instituto de Historia del Libro y la Lectura, 2004.

La recopilación de Francisco Rico (ed.), Imprenta y crítica textual en el Siglo de Oro, Valladolid, Centro para la Edición de los Clásicos Españoles, 2000, contiene también el texto latino y español de esta obra

Véase también Víctor Infantes (ed.), Juan Caramuel, Laberintos, Madrid, Visor, 1981, que tiene reproducción facsimilar de numerosos artificios caramuelianos.

El dato del sistema binario, con la referencia de Donald E. Knuth, me lo ha proporcionado Rafael Millán.


  
Juan Caramuel (1606-1682), a quien se ha llamado "El Leibniz español", fue una de las personalidades más curiosas de nuestro siglo XVII. Publicó unas sesenta obras de las más de doscientas que escribió, sobre una infinidad de temas. Se le recuerda por sus laberintos barrocos y todo tipo de artificios verbales, de un fuerte tinte oulipano avant la lettre, pero es menos conocido el hecho de que a él se debe la primera descripción impresa del sistema binario:

The first published discussion of the binary system was given in a comparatively little-known work by a Spanish bishop, Juan Caramuel Lobkowitz, Mathesis biceps (Campaniae, 1670) pp. 45-48: Caramuel discusses the representation of numbers in radices 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 12, and 60 at some length, but gave no examples of arithmetic operations in nondecimal systems (except for the trivial operation of adding unity).
Donald E. Knuth, The Art of Computer Programming, vol. 2: Seminumerical Algorithms, p. 183.

Caramuel es también conocido por su amistad con el jesuita Atanasius Kircher. Precisamente Menéndez Pelayo compara a ambos cuando dice de Caramuel:

Polígrafo incansable y de grande originalidad en las ciencias filosóficas, pero de espíritu tan errático y vagabundo, tan dado a raras especulaciones y tan desmedidamente ingenioso y sutil, que sólo con su contemporáneo el P. Kircher podemos compararle.

A Caramuel y Kircher (y a otros ingenios de su época) es común la preocupación por la lengua universal, lo que les llevó, entre otras cosas, a interesarse por el chino —con las consecuencias para la historia de la imprenta que luego veremos. De hecho el creador del esperanto L. L. Zamenhof cita a ambos en su libro Fundamenta Krestomatio, entre los precursores de la idea de lengua universal.

 


(leer más...)

Fuente: [jamillan.com]

   0 comments

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments