Entry: [art] ENTRE LA EPISTEMOLOGÍA Y LA COMUNICACIÓN Saturday, April 09, 2005




Eliseo Verón

Las ciencias constituyen, en primer lugar, un conjunto de hechos institucionales. Desde este punto de vista, ser investigador (o profesor investigador, como se dice en el medio universitario), es una profesión como otras, pero una profesión no liberal: se hace ciencia en el interior de un proyecto institucional de carácter colectivo. Un largo proceso de formación conduce al individuo que ha escogido esta profesión a obtener una legitimidad profesional precisa, pero a diferencia de los abogados, de los médicos y de los arquitectos, su actividad deberá ejercerse en el seno de una comunidad, junto a otros investigadores. En Francia, a diferencia de otros países industrializados, el status del investigador científico está adscrito al Estado: el investigador o el profesor investigador es muy a menudo un funcionario. Pero independientemente del hecho de que su status venga definido en el marco del espacio público o en el de una lógica de lo privado, las instituciones científicas dan lugar a fenómenos organizativos comparables a los de una empresa: normas colectivas que definen los objetivos de la organización, problemática de reclutamiento y de recursos humanos, infraestructura tecnológica de los laboratorios, jerarquía de poder, lógica presupuestaria, gestión administrativa, control permanente de la calidad del trabajo efectuado.

Este paralelismo con la empresa industrial parece tanto más pertinente cuanto que la dimensión productiva parece inseparable de la noción de ciencia. En un bonito artículo, Émile Benveniste estudiaba el origen del adjetivo científico (Benveniste 1974, p. 247-253), subrayando el hecho de que los adjetivos derivados en –fico nunca son "adjetivos de relación simple". Si el substantivo "ciencia" hubiera producido un adjetivo de relación simple, éste hubiera sido "ciencial" o "ciéntico". Los adjetivos en –fico comportan, señala Benveniste, una función "factitiva" que es esencial en ellos. Así calorífico, frigorífico, soporífero (que produce calor, frío o sueño) o bien "honorífico" (que proporciona honor). Lo "científico" es lo que produce saber.

Desde este punto de vista las instituciones científicas serían entramados organizativos complejos con su eje en el proceso de producción de un producto: el conocimiento. Además, normalmente los productos de una empresa industrial están destinados ya sea a otras empresas que los transforman o que los incorporan a otros productos, o directamente a la sociedad, es decir, al mercado de consumo. ¿Quiénes son los "consumidores" de esos productos particulares a los que llamamos "conocimientos científicos"? Ésta es una de las cuestiones esenciales que nos interesan aquí.  (leer más...)

Fuente: [cic]

   0 comments

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments