Entry: [art] El Plan Bush para Cuba. Manuel Martínez Morales Friday, August 13, 2004






 Si llamamos a las cosas por su nombre, evitando los cómodos y encubridores eufemismos, entonces debemos reconocer que el gobierno de Estados Unidos, encabezado por George W. Bush, no es el mayor violador de los “derechos humanos” en el mundo, sino que es un gobierno culpable de –entre muchos otros crímenes– homicidio premeditado, con alevosía y ventaja,w ejecuciones sumarias, tortura, genocidio, despojo, destrucción de propiedad, allanamiento de morada, robo y desacato a la ley en una escala nunca antes vista en la historia; es decir, responsable de cometer los mayores crímenes contra la humanidad. Crímenes por los cuales, tarde o temprano, deberá ser juzgado en la Corte Internacional de La Haya.
Las guerras emprendidas por este miembro de la dinastía Bush, tienen por objeto: 1) afianzar el predominio mundial de los intereses de los grandes capitales trasnacionales; 2) garantizar la disponibilidad y el flujo de recursos estratégicos (energéticos, entre otros) imprescindibles para el funcionamiento del sistema; 3) asegurar por la fuerza la estabilidad del “orden mundial” mediante la subordinación de los diversos regímenes nacionales a la política norteamericana; 4) implantar una estrategia geopolítica planetaria para garantizar la hegemonía militar de EU, cuyo gobierno es el representante, administrador y policía de los capitales trasnacionales. Desde luego que, en el discurso, esta realidad se enmascara tras la retórica propagandística de la lucha contra “el mal” y por la “democracia”. Suenan de nuevo los tambores de la guerra. El imperio, con Mr. Bush a la cabeza, hace los preparativos para emprender una nueva guerra, en este caso contra la república de Cuba, preciada Perla de las Antillas, cuya posesión anhelan los norteamericanos desde hace siglos. Las señales de los últimos meses, en la esfera de las relaciones internacionales, apuntan a una posible invasión a la isla, cuyas consecuencias nublan el futuro del resto de los países latinoamericanos. El asunto central no es Fidel Castro ni la aparente preocupación por el bienestar del pueblo cubano ni el régimen político que prevalece en la isla, sino la importancia estratégica de Cuba, en cuanto a los cuatro puntos mencionados en el párrafo precedente.
Al igual que hicieron a finales del siglo XIX (planes para apropiarse de Cuba después de su independencia), posteriormente en el segundo decenio del siglo XX (cuando derrocaron a Ramón Grau de San Martín) y otra vez en los años sesenta (la invasión de Bahía de Cochinos), ahora los norteamericanos han planeado puntualmente el derrocamiento de Fidel Castro, su sustitución por un “régimen democrático” y la “reconstrucción” de Cuba “después de Fidel”. Este plan, dado a conocer hace pocas semanas por el propio George W. Bush, está contenido en el Reporte al Presidente, de la Comisión de Asistencia para una Cuba Libre (Comission for Assistance to a Free Cuba, Report to the President), comisión cuyo presidente es Colin L. Powell, Secretario de Estado.  (leer más...)

Fuente: [memoria.com.mx]

   0 comments

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments