Entry: [art] La televisión educativa. Francisco García Thursday, August 05, 2004



La televisión constituye una prodigiosa máquina de producción textual, cuya naturaleza se crea con la palabra y la imagen visual y auditiva, especialmente la dinámica. Es más, la televisión misma es texto, en cuanto que se integra en un contexto de cultura y organiza redes de conocimiento, y, como objeto mismo, es productor de sentido. La lectura de cualquier texto exige un aprendizaje que permita decodificar los códigos, entender el contenido, interpretar su significado y valorar críticamente su sentido.

La televisión está ahí, con toda su programación cotidiana, en un acto continuado de exhibición ante nuestros ojos y nuestros oídos; pero esta presencia no garantiza que sea correctamente entendida ni interpretada. Desde luego que una primera lectura ingenua y apresurada les basta a muchos para engrosar la masa de espectadores pasivos de un espectáculo audiovisual que creen entender aunque ignoran sus códigos y sus estructuras profundas. Cuanto menor es el conocimiento de los códigos, de las técnicas y estrategias lectoras específicas de los medios, más difícil resulta la comprensión de su contenido y su correcta interpretación.

El problema radica en que los errores de interpretación de esos contenidos determinan errores de interpretación del mundo subjetivo. La televisión, al generar esa prodigiosa producción textual y debido a las características de los componentes materiales expresivos que la articulan, produce ingentes cantidades de información y de opinión, en paquetes fragmentados y en contextos de recepción segmentados y discontinuos, que tienen el engañoso efecto de ser entendidos por la semejanza de las imágenes con los objetos reales o sociales que representan, sin darse cuenta de que la representación reifica una nueva realidad y, por tanto, abre un nuevo cosmos al conocimiento. Pero esa analogía es sólo una parte del texto, ya que la imagen misma es, además de analogía, índice y símbolo, y, por tanto, las imágenes son más de lo que parecen. Por otra parte incluyen la lengua natural correspondiente, cuyo origen fue arbitrario y después convencional. Las relaciones y anclajes entre estas dos materias expresivas, palabra e imagen, son complejas puesto que vehiculan no sólo información explícita sino también implícita, con lo que generan comunicaciones inadvertidas. (leer más...)

Fuente: [red digital. cnice]

   0 comments

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments