ecología de la comunicación


My Photo Name:eraser

también chapurreo blogocosas en :

imusica

decorar.org

top libros

e-academia

radiotwitter blog. la gomba

e-learning. conocimiento en red y web colectiva

era-ser, haikus

escalesitas

e-learning, web colectiva, ecología comunicación y haikus (resumen total)

flamenco (estamos inactivos cambiando de servidor, y de todo)

suscríbete con feedburner

Add to Google




Leo habitualmente
<< August 2004 >>
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
01 02 03 04 05 06 07
08 09 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31


If you want to be updated on this weblog Enter your email here:



rss feed




Ver estadísticas

Directory of Academic Blogs
StumbleUpon Toolbar Stumble It!

Saturday, August 07, 2004
[art] Libertad de prensa: ¿Dónde, cómo y para qué?

Buendía, 20 años después



No. 51, Mayo 2004

Buendía, 20 años después

Libertad de prensa: ¿Dónde, cómo y para qué?

por: Manuel Buendía

Son curiosos y un poco bastardos los orígenes del Día de la Libertad de Prensa, cuya edición número 32 se ha celebrado hace tres días.

Digo esto porque hasta donde es posible recordar, saber o estar informado, esta idea surgió más bien de un cierto grupo de empresarios, y salvo variantes o matices, se ha man­tenido así, como una festividad de esos empresarios que se reúnen con frecuencia a festejar el éxito de la prensa como negocio.

Y los empresarios del periodismo, todos los sabemos bien, son de dos clases.

Los hay, por supuesto, que son periodistas auténticos, de estirpe, por vocación, por aptitud, por entrega. Se meten a empresarios porque no hay periódico o revista que no sea en su base y estructura económica, una empresa, de propie­dad social o privada, pero empresa al fin

. Esta es una clase de empresario en el periodismo.

Digamos que a ella pertenecen los periodistas que se de­ben vestir a ratos como hombres de empresa, para sustentar no una de lucro por el lucro mismo, sino una empresa de la inteligencia, del espíritu; un proyecto económico cuya jus­tificación es mayor, más alta, y consiste en servir de base, sustento y protección a una magnifica aventura de ese arte, esa ciencia y esa técnica puestos al servicio de la colectividad, características que, en conjunto, definen al periodismo.

En la otra clase de empresarios podemos distinguir tres especies:

— La del hombre de negocios sencillo y rupestre (más rupestre que sencillo) que de pronto adquiere un perió­dico, porque él se imaginó o alguien le dijo que era buena inversión

. — La del negociante que adquiere uno o varios periódicos y revistas como “puntal” para otro tipo de negocios: terrenos, inversiones financieras, agencias de automóviles, ventas al gobierno, hoteles, etcétera.

— La del delincuente, dentro y fuera de los negocios, que establece un periódico porque el ‑archimillonario, al fin­ desea comprar impunidad y respetabilidad social. Además, claro, de poder cumplir a través del periódico, unas cuantas venganzas.

Con la primera clase de empresarios, los claros, profun­dos, enaltecedores fines del periodismo están asegurados.

Ellos respetan la verdadera libertad del periodista –re­portero, fotógrafo, comentarista– porque saben en qué consiste.

Saben que no es total y que no debe darse fuera del mar­co de la responsabilidad

. Saben que la libertad del periodista es como la libertad del soldado en combate.

No hay libertad para desertar, para traicionar, para pac­tar con el enemigo, para aceptar sus sobornos o para pasarse al campo contrario con armas y bagaje.

Sólo hay libertad para decidirse por el camino y la acción que representan el mayor esfuerzo, el riesgo más grande.

Sólo hay libertad para escoger este o aquel escalón de la limpia y merecida gloria personal.

Ellos, esta categoría de empresarios, respaldan y defien­den al reportero, cuando en el legítimo ejercicio de sus fun­ciones, es objeto de amenazas y aun de ataques físicos por parte de quienes siempre estarán en contra de los auténti­cos objetivos sociales de nuestra profesión

. Hay en las redacciones y en los talleres de los periódicos así fundados, así organizados, así sostenidos, un espíritu de solidaridad, de entrega, de cabal comprensión respecto a las metas compartidas.

(leer más...)


Fuente: [periodicozocalo.com.mx]

Posted at 08:35 am by era-ser

 

Leave a Comment:

Name


Homepage (optional)


Comments




Previous Entry Home Next Entry